5 trucos efectivos para enseñarles a nadar a tus niños

swim

Si no te enseñaron a nadar desde pequeño, no cometas el mismo error con tus hijos. La natación podría beneficiar el desarrollo físico de tus niños. Además, aprender a nadar es una herramienta de seguridad que puede salvar vidas.

Así que cuanto antes empiecen a nadar tus hijos, no sólo su adaptación y facilidad para el aprendizaje serán mejor, sino también disfrutarán más de los beneficios de este maravilloso deporte.

1. No los fuerces. Es natural que muchos niños le tengan miedo a las piscinas. Nunca los obligues a meterse si no quieren, pues podrías provocarles mucho más pánico. Si después de dos o tres sesiones siguen llorando sin parar… intenta volver meses más tarde, ¡pero no te rindas!

2. Nada con ellos. Deja que los niños te vean divertirte en la piscina. Juega con ellos y muéstrales lo divertido que es estar en el agua. ¡Ojo! no dejes juguetes en la piscina después de que salgan. Los niños pueden tener la tentación de lanzarse a buscarlos.

3. Comienza en las zonas menos hondas. Siempre es bueno empezar en la parte menos honda de la piscina donde los niños puedan pararse y sentarse con la cabeza fuera del agua. Esto creará en los niños mayor confianza y los hará sentirse menos inseguros.

4. Se paciente. Aprender a flotar no es nada fácil para los niños y requiere mucho de tu paciencia y tranquilidad. No te desesperes (ni les grites) si después de muchos intentos aún no lo consiguen – mejor busca la ayuda de un instructor de natación.

5. Nunca los dejes sólos en el agua. Aunque algunos niños pueden llegar a nadar como peces en el agua, siempre deben estar supervisados mientras están en la piscina. Recálcales que no deben correr ni empujarse alrededor de la piscina.

Imagen: Pinterest



Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*