4 maneras de cuidar tu cepillo de dientes

toothbrush

Un adecuado cepillado – como ya muchos lo sabemos – es una de las reglas fundamentales para conservar la boca y los dientes en excelentes condiciones. Y, ¿sabías que al igual que tu boca, tu cepillo de dientes también requiere de ciertos cuidados?

Es muy importante que le des el cuidado necesario a esta herramienta que usas todos los días. Si ya lo hacías te felicitamos, sino échale un vistazo a las siguientes recomendaciones:

1. Cámbialo regularmente. Esto no es ningún invento de los odontólogos. Aunque el cepillo se vea en buen estado, hay que cambiarlo cada 3 o 4 meses (especialmente después de habernos recuperado de un resfriado). Los gérmenes podrían ocultarse en las cerdas del cepillo y reactivar la infección. Un cepillo nuevo es más eficiente. Y si escoba nueva barre bien, cepillo nuevo….

2. Enjuágalo cuidadosamente. Después de un buen cepillado, asegúrate de remover del cepillo los restos de crema dental y otros residuos con agua. Deja que se seque bien antes de guardarlo. En caso que tu cepillo comparta cepillero, no permitas que se ponga en contacto con los demás cepillos de la familia. Así podrás prevenir la transmisión de gérmenes.

3. Es sólo para ti. Hay cosas en la vida que nunca deberías compartir con nadie – ¡el cepillo de dientes es una de ellas! Al cepillarte con el mismo cepillo de dientes que ha usado otra persona, podrías correr el riesgo de contagiarte de alguna infección bucal. No se trata de egoísmo sino de higiene.

4. Déjalo al aire libre. Por más bonitos que sean los estuches para guardar los cepillos de dientes, evítalos a toda costa. A los gérmenes les encanta la humedad. Al dejar el cepillo descubierto, ayudarás a reducir la formación de esos diminutos invasores: las bacterias.

Imagen: Pinterest



Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*